¿Qué es la rumiación de pensamientos?

Vivimos en una sociedad que confía básicamente en el razonamiento para resolver las situaciones difíciles. Sin embargo esto no es así, hay situaciones en nuestras vidas que no se resuelven pensando, ni programando, ni planificando. Es verdad que muchos contextos requieren de la razón, pero los problemas del “corazón”, los estados emocionales no necesitan de la rumiación, darle vueltas a las cosas, en este sentido, no nos ayuda a resolverlos.

rumiación

Una de las actividades que hacemos los hombres más peligrosa es pensar. Pensar cuando uno está deprimido, abatido, tras una discusión o un fracaso empeora las cosas. Las personas creen que pensar sobre sus sentimientos o emociones les ayudará a entender lo que les ocurre y como consecuencia les facilitará la solución de sus problemas.

Algunas personas después de una situación negativa tienen tendencia a esta rumiación del pensamiento, quedarse enganchados al suceso pensando en lo que podrían haber hecho, en las causas de la situación. La persona cree que lo que hace es útil, pero los perjuicios de dicha actividad son altos. Cuando dedicamos mucho tiempo a pensar con un estado de ánimo negativo las posibilidades de distorsionar la realidad son muy elevadas.

Si vamos conduciendo nuestro automóvil y mantenemos una discusión con otro
automovilista, después del incidente podemos seguir dándole vueltas a lo sucedido, rumiación del pensamiento, así conseguiremos alterarnos más y nuestra conducción será muy ineficaz, o podemos tratar de seguir adelante con nuestro camino y olvidarlo, para con este bálsamo conseguir una conducción más eficaz. Lo mismo ocurre con las anticipaciones, otra rumiación del pensamiento, que hacemos cuando tenemos un acontecimiento importante en nuestras vidas (examen, conversación difícil, etc.), preocuparnos por adelantado no servirá para conseguir una conducta más eficaz, tan sólo lograremos despertar emociones negativas que nos impedirán planificar y buscar soluciones con claridad.

Lo más adecuado es distraer la atención con otras actividades para regular el estado de ánimo y luego analizar la situación, intentado aprender del suceso vivido. Esto puedes conseguirlo practicando Mindfulness.

Deja un comentario