¿Qué es la asertividad?

Hay quien considera que asertividad y habilidades sociales son términos sinónimos. Sin embargo, vamos a considerar que la asertividad es sólo una parte de las habilidades sociales, aquella que reúne las conductas y pensamientos que nos permiten defender los derechos de cada uno sin agredir ni ser agredido.

asertividad

Una buena definición es: “la expresión directa de los sentimientos, preferencias, necesidades u opiniones de uno mismo, de forma que no sea amenazante o dañina para otra persona. Además, aserción no incluye una excesiva o indebida cantidad de ansiedad o miedo. También se refiere a hacer valer (permanecer firme) los derechos legítimos propios sin violar los derechos de los demás”.

Un ejemplo de asertividad.

Usted se sienta en un restaurante a cenar. Cuando el camarero le trae lo que ha pedido, se da cuenta de que la copa está sucia, con marcas de pintura de labios de otra persona. Usted podría:

  • a) No decir nada y usar la copa sucia aunque a disgusto.
  • b) Armar un gran escándalo en el local y decir al camarero que nunca volverá a ir a ese establecimiento.
  • c) Llamar al camarero y pedirle que por favor le cambie la copa.

Este ejemplo, cada respuesta ilustra los tres puntos principales del continuo de asertividad:

  • a) indica inhibición de la conducta.
  • b) indica agresividad de la conducta.
  • c) que es la respuesta asertiva.

Ni a) ni b) son conductas apropiadas en esa situación si lo que pretendemos es conseguir cenar a gusto.

¿Qué consecuencias tiene la falta de asertividad en la comunicación?

Estas formas de comportarnos nos hacen a veces ineficaces para la vida social, generándonos malestar. Sin embargo, como muchas conductas podemos ir aprendiéndolas con la práctica.

asertividad

¿Qué se necesita para ser asertivo?

Las personas no asertivas piensan que no tienen derecho a tener sus propias creencias, derechos
u opiniones.. En este sentido, el entrenamiento asertivo no consiste en convertir a personas sumisas en agresivas, protestonas o acusadoras, sino a enseñarles que la gente puede defender sus derechos ante situaciones que a todas luces son injustas.

Veamos algunos ejemplos:

  • No hay que interrumpir nunca a la gente, interrumpir es de mala educación. Tenemos derecho a interrumpir a nuestro interlocutor para pedir una explicación.
  • Los problemas que uno tienen no le interesan a nadie más y no hay que hacerles perder el tiempo escuchándolos. Tenemos derecho a pedir ayuda o apoyo emocional.
  • Hay que adaptarse a los demás, o podemos perder una amistad. Tenemos derecho a decir «NO».
  • Cuando alguien tiene un problema hay que ayudarle. Tenemos derecho de decidir cuando prestar ayuda a los demás y cuando no.
  • Existen excepciones a la hora de defender nuestros derechos y una de ellas es cuando corremos peligro de sufrir una agresión física (ej. «Skin-heads» que nos insultan por la calle) o cuando hemos cometido una infracción por ejemplo de tráfico. Saber encontrar el momento adecuado para decir las cosas es también una habilidad.
  • Ser asertivo no significa querer llevar siempre la razón, sino expresar nuestras opiniones y puntos de vista, sean estos correctos o no. Todos tenemos también derecho a equivocarnos.

Existen diferentes tipos de asertividad:

  1. Asertividad negativa en respuesta a la iniciativa del otro: rehusar peticiones, resistir tentación, responder crítica.
  2. Asertividad negativa con toma de la iniciativa por parte de la persona asertiva: cambio comportamiento molesto, discrepar, resistir la interrupción, defenderse cuando se comete error, admitir ignorancia, finalizar interacciones no deseadas.
  3. Asertividad positiva, la otra persona toma la iniciativa: Aceptar cumplidos, responder a la relación del otro, responder a un encuentro.
  4. Asertividad positiva, yo tomo iniciativa: iniciar conversaciones, mantenerlas, establecer contactos y terminar interacción, pedir favores, cumplidos, mostrar afecto.

¿ Qué no es asertividad?

asertividad

Pero muchas veces la persona confunde la asertividad con la cortesía, para ello veamos cuando se está cometiendo dicho error:

  • Cuando notes que tu cuerpo está tenso en la interacción con la otra persona.
  • Cuando lo que haces puedas echarlo en cara en una situación posterior de enfado.
  • Cuando mantienes un silencio cortés y no expresas sinceramente tus sentimientos.
  • Cuando sacrificas derechos importantes tuyos esperando que la otra persona también lo haga sin expresárselo directamente.
  • Cuando fracasas en aceptar tus derechos personales, como expresar tus reacciones, preocuparte de tus necesidades emocionales o expresar cierto tipo de sentimientos que tu crees que ni siquiera deberías tener.
  • Cuanto te muestras cortés por miedo a perder la aprobación de los demás o a que te llamen estúpido o egoísta. O cuando temes que se enfaden contigo o que puedas herir al otro.
  • Cuando crees que siendo cortés ayudas realmente al otro y éste no lo necesita y acabas siendo víctima de ese otro que se ha convertido en perseguidor tuyo.
  • Cuando no sabes cómo desenvolverte para solucionar el conflicto y te muestras cortés porque no tienes más remedio.

Esta confusión es debida a que los mensajes de socialización pueden influir negativamente sobre la asertividad:

  1. Piensa primero en los demás. Date a ellos aunque te hieran. No seas egoísta. Y este mensaje hace que piense que no tengo derecho a poner mis necesidades por delante de las de los demás.
  2. Se modesto y humilde, no te muestres superior a los demás. Y este mensaje hace que piense que no tengo derecho a hacer nada que puede implicar que yo soy superior a los demás.
  3. Se comprensivo y pasa por alto los enfados triviales. No seas un mal bicho o un quejica. Y este mensaje hace que piense que no tengo derecho a enfadarme o a mostrar mi enfado.
  4. Ayuda a los demás, no seas exigente. Este mensaje hace que piense que no tengo derecho a pedir nada a los demás.
  5. Se sensible a los sentimientos de los demás. No les hieras. Este mensaje hace que piense que no tengo derecho a hacer nada que pueda herir los sentimientos de los demás o rebajar su ego.

Deja un comentario