Modelo contextual de terapia psicológica

La terapia de tercera generación representa un modelo contextual de terapia psicológica o de psicoterapia, alternativo al modelo médico de terapia psicológica o psicoterapia.

Modelo contextual de terapia psicológica

El modelo médico de psicoterapia se caracteriza por:

  1. El modelo médico de psicoterapia propone una explicación psicológica interna de los trastornos mentales, bien sean términos neurobiológicos, bien sean conceptos psicológicos.
  2. El modelo médico de psicoterapia supone una disfunción o déficit en el funcionamiento psicológico, típicamente un esquema cognitivo como causa del trastorno. El modelo médico- psiquiátrico supone una avería neurobiológica, típicamente un desequilibrio neuroquímico (por ejemplo, un desequilibrio de la serotonina), el modelo médico psicológico (en particular la terapia cognitiva) supone una disfunción, déficit o defecto psicológico
  3. El modelo médico de psicoterapia aplica técnicas específicas para cada trastorno, supuestamente dirigidas a reparar o reestructurar la disfunción subyacente.
  4. El modelo médico de psicoterapia tiene como criterio de eficacia la reducción de los síntomas que definen un cuadro clínico.

El modelo contextual de terapia psicológica se caracteriza por:

  • Explicar el problema en términos interactivos, funcionales y contextuales, y no como algo que estuviera defectuoso dentro del individuo, en el cerebro o en la mente, ni tampoco fuera, en la sociedad o en la cultura. El problema estaría en la persona que está dentro de unas circunstancias o situación problemática. Así, por ejemplo, la depresión no es tanto algo que tenemos dentro, sino una situación en la que uno está.
  • El problema tiene que ver con la persona en sus relaciones con los demás y consigo misma, con sus propias experiencias, sentimientos, pensamientos y demás ‘eventos privados’. No supone que tenga que haber un defecto, déficit o disfunción en algún supuesto mecanismo.
Modelo contextual de terapia psicológica
  • El modelo contextual de terapia psicológica atiene a dos grandes principios terapéuticos: aceptación y
    activación. Ya no se trata de técnicas específicas sino de principios a implementar de diversas
    maneras.
    • La aceptación se entiende como un acto positivo y un tanto paradójico de querer tener
      las experiencias que hasta ahora se intentaba quitar en vano y hasta contraproducentemente.
      Frente a este ‘circuito neurótico’ en el que a menudo queda enredada la persona, se propone el
      abandono de la lucha contra los síntomas y, a la vez, la activación.
    • La activación consiste básicamente en reorientar la vida en la dirección de los valores, en el sentido apuntado. Es poner a la persona de cara a la vida y enseñarle a actuar en dirección a las cosas que le importan, y no seguir empeñándose en quitar los síntomas, cosa que puede que ocurra cuando no lo buscamos. La activación supone actuar para cambiar la situación y circunstancias (contingencias) que están manteniendo el problema. El modelo contextual jubila el papel de persona pasivo y da de alta el papel de persona activa, como autosanador.
  • El modelo contextual de psicoterapia mide su eficacia más por los logros personales en la
    dirección de los valores en los distintos dominios elegidos, que por la reducción de los síntomas de una lista. Una posible mejoría podría consistir en hacer algo valioso en uno de los dominios señalados, a pesar de los síntomas que todavía podrían persistir, por ejemplo, tristeza o voces. Puede darse el caso de alguien que siga teniendo síntomas de acuerdo con las listas de síntomas de turno y sin embargo éstos no sean ahora un problema que trastorne su vida. En este sentido, puede que haya mejorado más aquél que sigue oyendo voces y sin embargo ha retomado las cosas que importan en su vida que aquél que ya no las oye (gracias a la medicación) pero que tampoco está realizando en su vida otra cosa que tomar la medicación.

Deja un comentario