¿Cuáles son las fases del duelo por la muerte de un ser querido?

Las fases del duelo son parecidas a las etapas por las que pasa una herida hasta su cicatrización.

fases del duelo
Fases del duelo por la muerte de un ser querido.

Cada uno de nosotros siente la pérdida de un ser querido según múltiples factores; entre ellos destacar; el grado de parentesco y de relación con el fallecido, la personalidad del familiar, la situación socio-familiar presente, la presencia de patología médica significativa o el tipo de muerte que se ha producido (súbita, prevista…).

Por ello varía la intensidad del pesar y su duración. Las reacciones que se presentan son, en la mayoría de los casos totalmente, normales. A pesar de las particularidades de cada uno, emergen sentimientos, pensamientos y acciones
comunes a todos
aquellos que se encuentran en una situación de duelo.

Estas fases del duelo pueden presentarse de forma simultánea, predominar una sobre otra y algunas pueden persistir por un tiempo más prolongado. Debido a la variabilidad de las fases del duelo, es complicado establecer los tiempos de duración de cada una de ellas. No obstante, un psicólogo le ayudará de forma especializada en cada una de las fases que se comentan a continuación. Estas fases del duelo son:

Primera fase del duelo: Shock.
Sus características más importantes son: Incredulidad, impacto, oleadas de angustia aguda
(agitación, llanto, sensación de ahogo, opresión, sensación de vacío en el abdomen, debilidad
muscular, sofocos…), repetición mental constante de los eventos que condujeron a la muerte y
síntomas físicos (sequedad de boca, respiración, suspirante, debilitación muscular, llanto,
temblor incontrolable, manos frías y sudorosas, náuseas, palpitaciones, mareos…)

Segunda fase del duelo: Aceptación creciente de la pérdida.
Las reacciones de la fase anterior pierden intensidad y la persona acepta la realidad de una nueva situación. Sus características más importantes son: Nerviosismo por la separación del ser querido, culpa, ira, rabia, dolor, llanto, invasión de recuerdos, comportamiento de búsqueda y sentir la presencia del muerto.

Tercera fase del duelo: Aislamiento.
Posiblemente sea esta fase “el peor período en todo el proceso del duelo”. Sus características más
importantes son: aislamiento, desesperación, desamparo, impotencia, fatiga física y emocional.

Cuarta fase del duelo: Cicatrización.
En esta fase la persona acepta la pérdida del ser querido, adaptando sus patrones de conducta a
la nueva realidad, con el fin de permitir llevar a cabo nuevas actividades. Sus características más
importantes son: abandono de roles (funciones/papeles) anteriores, búsqueda de un significado,
reconstrucción de un modo de vida, curación de la herida, aumento de la energía física y
emocional.

Quinta fase del duelo: Recuperación.
Cuando la persona ha realizado los cambios necesarios en su vida, ha recuperado un sentido
positivo de sí mismo y ha logrado encontrar cualquier cosa que le dé un sentido y propósito, se
encamina hacia la fase final del proceso del duelo. Sus características más importantes son:
aprender a vivir para uno mismo sin reacciones semejantes a las experimentadas durante el
duelo.

Deja un comentario