La evitación experiencial.

¿Qué es la evitación experiencial?

evitación experiencial

El sufrimiento psicológico es parte inseparable de la vida humana, sin embargo la sociedad, nuestra cultura occidental nos ha enseñado que las reacciones naturales y normales que tenemos ante situaciones desagradables sean contempladas como anormales y negativas ante las que se reacciona como si fueran barreras para vivir feliz. Estar psicológicamente sano es estar libre de ciertos procesos emocionales y cognitivos. Nada de ansiedad, ningún conflicto, ninguna duda, ningún miedo, nada de preocupaciones. Según esta definición “estar en coma” sería el estado perfecto de bienestar psicológico.

Dentro de los trastornos de la ansiedad la persona evita o escapa de muchas situaciones externas, reuniones, animales, alturas…etc., pero también puede huir de situaciones internas o encubiertas. La persona puede rechazar experiencias internas, esto sucede cuando no queremos experimentar sensaciones, pensamientos, emociones, imágenes que nos resultan desagradables, entonces intentamos evitarlos por todos los medios. También la preocupación es un proceso dentro de la Evitación Experiencial, es como una forma de anticipar aquello que nos puede resultar desagradable y nos ayuda a disminuir el malestar.

La preocupación puede tener las siguientes funciones importantes en nuestras vidas:
Resolver un problema
Impedir que ocurra algo malo
a) Superstición “Si me preocupo, es menos probable que suceda”
b) Protección “Si pienso las cosas lo suficiente, puedo prevenir que algo malo suceda”
Motivarse a si mismos
Prepararse para un acontecimiento futuro
Evitar pensar y sentirse mal a causa de otras cosas.

Desafortunadamente, la preocupación tiene unas desventajas entre las que se incluye:
Permanecer centrado en el futuro y perder el momento presente
Impide centrarnos en actividades valiosas para nosotros mismos
Nos provoca cansancio
Nos hace sentirnos tensos inquietos y nerviosos
Nos genera dificultades en la concentración y en el sueño

evitación experiencial

En definitiva con la Evitación Experiencial estaríamos ante una solución que, en realidad, es el problema. Un patrón de vida que incluye huir deliberadamente del malestar, del sufrimiento y de la ansiedad y que sólo consigue un mayor malestar y una limitación de la vida.

La Evitación Experiencial no es patológica hasta que limita la vida de la persona. La EE es patológica:

  1. Cuando la persona al evitar consigue el efecto contrario, es decir si yo no estoy dispuesto a tener una determinada emoción o pensamiento justo lo voy a tener más.
  2. Cuando para evitar o no recordar un suceso determinado utilizo drogas.
  3. Cuando lo que quiero eliminar no puede cambiarse.
  4. En definitiva cuando no resuelve nada, porque esa actuación se interpone en lo que yo quiero para mi vida.

¿Por qué nos enganchamos a la evitación experiencial?

Somos capaces de sufrir mucho dolor, los pensamientos, imágenes, recuerdos pueden ser estímulos muy dolorosos. En nuestra cultura se nos ha enseñado a evitar el dolor, si un niño llora le decimos “no llores”, le damos a entender que es una emoción negativa. Las experiencias negativas provocan reacciones internas que tratamos de evitar. Este patrón de comportamiento resulta aparentemente efectivo a corto plazo en tanto que alivia la experiencia negativa, por tanto escapar y evitar la estimulación dolorosa es adaptativo, hemos aprendido a apartarnos del dolor, vemos nuestro bienestar amenazado por la presencia de emociones, sensaciones o pensamientos dolorosos, pero a largo plazo se cronifica y generaliza y llega a incapacitar, limitando la vida de la persona.

La persona puede haber aprendido a evitar algunas situaciones llorando, reflexionando o analizando, haciendo cosas, aislándose, culpándose, bebiendo. El pequeño premio conseguido con la reducción parcial o el escape temporal de los eventos aversivos hace que se fortalezcan esas conductas. Un ejemplo típico es la ansiedad, que no se define únicamente por sus propiedades fisiológicas, también por su naturaleza verbal o cognitiva. Cuando una persona rechaza la ansiedad como algo aversivo, no sólo está rehusando una serie de estados o sensaciones corporales de activación fisiológica, sino la valoración negativa que hace de esas sensaciones o estados.

evitación experiencial

¿Por qué es problemática la evitación experiencial?

La Evitación Experiencial forma parte del ser humano, pero hay una serie de consecuencias negativas, como que la atención se estrecha o se vuelve interna, centrándose en las señales potenciales de amenaza, se pierde información importante del ambiente, se reduce la conciencia de las experiencias internas.

La supresión momentánea del malestar (refuerzo negativo) incrementa paradójicamente la frecuencia de los eventos evitados y la angustia. Llegando a restringir la conducta, además, es suficiente que intentes suprimir un pensamiento no deseado para no poder hacerlo y eso tiene un efecto psicológico perjudicial.

Si le dice a una persona que no piense en algo que le hace sufrir, pero eso es imposible. La persona ha de revisar si ya no piensa en lo que no quiere pensar, e inevitablemente esto le conduce a pensar en ello, entrando en un círculo vicioso. Por ejemplo si le dicen » no piense en un oso blanco», inevitablemente la imagen de un oso blanco vendrá a su mente, de la misma manera, si se dice a si mismo «no quiero estar nervioso», será inevitable sentir la sensación de nerviosismo.

¿Cómo podemos luchar contra la Evitación Experiencial?

  1. Alterando nuestra relación con las experiencias internas, utilizando la toma de conciencia o Mindfulness, la curiosidad, sabiendo que las emociones negativas son experiencias pasajeras.
  2. Incrementando la aceptación y el compromiso
  3. Siendo conscientes de cómo influye la Evitación Experiencial en nuestra conducta, animando
    acciones consistentes con los valores.

Deja un comentario