Decálogo para acompañar en el duelo.

Dirigido a todas las personas que quieran ayudar y acompañar en el duelo a todo aquel que ha perdido a un ser querido.

acompañar en el duelo
Decálogo para acompañar en el duelo.

I. Información: leeré y obtendré información de todo lo relacionado con la cultura del duelo y el luto, para que mi ayuda sea positiva.

II. Escuchar: estaré siempre dispuesto a escuchar la rabia, el dolor, la tristeza, la soledad y todos los demás sentimientos que conlleva el abatimiento del duelo.

III. Apoyo: dejaré al doliente que utilice mis hombros, mis brazos y mi pecho para sostenerse en ese momento de su existencia.

IV. Emociones: apoyaré que el doliente exprese sus sentimientos de dolor y tristeza por su pérdida y permaneceré a su lado mientras lo hace.

V. Iniciativa: seré yo quien llame o busque al doliente para apoyarle en estos momentos y no esperaré a que él lo haga.

VI. Comunicación: haré todo lo posible para que la comunicación y el apoyo de la familia sean las herramientas más positivas para facilitar la recuperación del doliente.

VII. Diferencias: respetaré (aunque no comparta) las distintas formas de expresar el dolor y la recuperación que cada doliente tenga.

VIII. Reacciones: estaré alerta para diferenciar cualquier reacción anormal del duelo.

IX. Salud: apoyaré la realización de cualquier actividad para mantener la salud del doliente y
prevenir enfermedades durante el duelo.

X. Grupos de auto-ayuda: lograda la recuperación del doliente, colaboraré para la creación de
grupos de auto-ayuda en mi entorno social.

Si usted decidió acompañar en el duelo a alguien afectado por la muerte de un ser querido y observa que la ayuda que presta al doliente no es suficiente para resolver los sentimientos respecto a la pérdida que ha sufrido, acuda a un psicólogo (o sugiera al doliente a que acuda) para que le preste la asistencia especializada que necesite en cada momento del duelo.

Deja un comentario