¿Cómo puedo ayudar en el duelo por la muerte de un ser querido?

Si quieres ayudar en el duelo a un familiar o amigo que ha perdido a un ser querido y no sabes cómo, te proponemos lo siguiente.

ayudar en el duelo
¿Cómo ayudar en el duelo?

Durante el velatorio en el tanatorio se viven momentos muy intensos y a menudo nos sentimos confusos sobre la manera adecuado de ayudar en el duelo a nuestros seres querido. Por ello, te propongo lo siguiente:

Normalizar la situación. Es normal que ante la pérdida de un ser querido la persona sienta una gran variedad de sentimientos, emociones y reacciones físicas y es legítimo que se sienta así.

No distraerle de su dolor. Debemos permitirle la expresión libre de sus sentimientos (aunque sean hostiles), pues se sentirá aliviado. El llorar es muy positivo; déjale que lo haga.

No asignarle un papel. Un “debería hacer o debería sentir en este momento” creado por nuestras propias ideas al respecto de la situación, pues se puede sentir aún más incapaz.

Evitar frases hechas del tipo “Tienes que olvidar”, “Así dejó de sufrir”, “Sé fuerte por los niños”, “Es voluntad de Dios”, “Es ley de vida”, si no sabes que decir, no digas nada; limítate a estar ahí, acompañándole, escuchándole y consolándole.

Recuerda que el duelo nunca se supera (cura), sino que uno se recupera con el tiempo, y existirán momentos difíciles en el futuro donde la persona debe trabajar activamente para recuperarse. Por esto no utilices la típica frase “El tiempo lo cura todo”.

Invitar a compartir sus sentimientos contigo, realizando una escucha comprensiva y utilizando frases como “Entiendo que debes sentirte mal” para que se desahogue emocionalmente. Sólo debes utilizar la frase “Se cómo te sientes” en el caso de que hayas pasado por una situación similar; aquí sería conveniente que le revelaras cómo te enfrentaste a ello y qué hiciste para recuperarte.

Establecer contacto físico adecuado, (abrazos, brazo en su hombro,…).

No parlotear sin más, saber utilizar el silencio como facilitador de la descarga emocional.

Contribuir al apoyo familiar. La familia es el elemento más importante para la recuperación
del duelo y entre ellos debe existir una comunicación eficaz.

No temas nombrar al fallecido por miedo a que se altere; lo más importante es tu apoyo,
escucha y afecto.

No temas mostrar tus propias emociones (llorar, pena); el otro verá que a ti también te ha
afectado porque también te importaba. Esto facilitará que se sienta comprendido.

Facilitar despedirse del ser querido (ver cadáver, acudir al entierro) para que acepte la
realidad de su ausencia y no elabore creencias falsas sobre el hecho.

ayudar en el duelo
¿Cómo ayudar en el duelo?

Ayudar en el duelo es muy importante después de la etapa del velatorio, ya que el proceso de superación de la pérdida no ha hecho nada más que empezar, por ello, si quieres ayudar en el duelo a tu amigo o familiar, también te propongo lo siguiente:

Visitarle frecuentemente (o llamarle por teléfono). Evita la frase “Llámame o ven a mi casa
si te sientes mal o necesitas algo”, tú debes tomar la iniciativa y ofrecerle ayudas concretas.

No mantenerle ocupado en cosas, como intento de que supere su dolor rápidamente. Debemos ser pacientes (recuerda que la elaboración del duelo requiere tiempo) y permitirle que comparta con nosotros sus recuerdos de él (ver fotos, contar anécdotas,…) que disponga de tiempo para reflexionar y sobrellevar todo el proceso. El recuerdo es un consuelo para el superviviente.

Educarnos en el tema del duelo, para tener información sobre lo que se siente en estos
momentos y poder ayudar más eficazmente.

Mantener el contacto, no interrumpir bruscamente nuestro apoyo pues el duelo es un
proceso largo.

Estar atento a reacciones anormales o distorsionadas del duelo. Si existen, o si tuviera
dudas, sugiera una consulta con un Psicólogo con experiencia en duelo.

Animarle a que realice actividades que prevengan enfermedades y mantengan la salud
(ejercicio físico, acudir al médico, hábitos alimentarios adecuados,…).

Utilizar grupos de auto-ayuda o ayuda-mutua en el duelo, nadie sabe más de esto que otra
persona que ya haya pasado por ello.

Utilizar comunicación eficaz con él, “¿Cómo estás hoy?, ¿Cómo te está yendo?”; escuchar el
80% y hablar el 20% del tiempo.

Seguir utilizando contacto físico y silencio.

Continuar con el apoyo familiar y comunicación eficaz.

Ayudar en las tareas cotidianas (comida, lavado/planchado de ropa, arreglar algo,…) o ayudar
en papeleo (registro, bancos,…).

Hacer esfuerzo especial en fiestas y aniversarios (cumpleaños, Navidad, día fallecimiento,…),
debemos colaborar activamente porque son fechas muy dolorosas. En ellas es aconsejable que
participe todo el núcleo familiar.


Deja un comentario