¿Cómo ayudar a un niño en duelo?

niño en duelo

Guía para padres, pautas para ayudar a un niño en duelo a afrontar la pérdida de un ser querido.

Para algunos niños que sufren directamente la muerte de un familiar, padres, hermanos, tíos, etc., o de compañeros de colegio, supone en su vida una ruptura difícil de asimilar. Vamos a plantear algunos consejos dirigidos a padres y familiares para ayudarles a afrontar esta situación.

¿Qué decir a un niño en duelo?

Nunca mentir. No se le puede decir que han chocado unos trenes, o que su padre se ha ido de viaje y tardará mucho en volver. Pensemos que el niño no es tonto ni sordo, y probablemente va a conocer la verdad a través de otras personas, a veces de manera más cruda y más dolorosa. Cuando esto sucede se siente engañado. Si hay alguna mala noticia que dar al niño, ¿no es preferible que lo hagan las personas a las que el niño quiere y en las que confía?
Decirle sólo aquello que el niño pueda entender. Debemos tener en cuenta la edad del niño y su nivel de comprensión, tan absurdo sería dar explicaciones excesivas a un niño de 3 años como, evitarlas en uno de 11.
No dar más información que la que el niño necesite y pueda asumir. En general es el propio niño el que marca los límites, preguntando más o cambiando de tema.
Siempre responder a las preguntas que nos haga el niño sobre lo que ha pasado. Cuando se trata de la muerte de laguna persona próxima, puede ser que no se atreva a preguntar, y en ese caso, aunque no pregunte hay que decírselo.

¿Cómo hablar a un niño en duelo?

Con naturalidad, sin buscar situaciones solemnes o revestir los hechos de un dramatismo añadido.
Poco a poco, explorando lo que el niño ya conoce y lo que piensa o teme. Para las noticias más graves se pueden fraccionar, de manera que pueda ir asimilando poco a poco, primero el suceso, luego que hay personas de su familia heridas y luego que han muerto.
Con el tono emocional adecuado. El niño puede y debe percibir que los adultos están tristes, o que lloran, que lo sienten tanto como él, pero que no han perdido el control. No se pueden decir delante del niño cosas como “yo también me quiero morir” o “¡qué va a ser de nosotros”.
Buscando, difícil de encontrar en este caso, algún aspecto positivo que sirva de consuelo, del tipo de “no sufrió nada”, si es que estamos hablando de un fallecimiento en el acto.
Brindando siempre el mayor apoyo emocional, el niño debe sentirse apoyado y querido.

¿Quién debe hablar con el niño en duelo?

Las personas más próximas, si necesita ayuda profesional para hablar con el niño en duelo pídala, pero piense que el siempre preferirá que se lo digan su padre, madre o seres más próximos.

¿Qué reacciones puede tener el niño en duelo?

Muchos niños pequeños, sobre todo los menores de 7 años, reaccionan sin respuesta emocional, por ejemplo preguntando si se pueden ir a jugar ya. A veces no lloran ni exteriorizan sus sentimientos.
Con frecuencia también en los más pequeños, surge una pregunta o comentario “egoísta” del tipo “¿y ahora quien me ayuda a mi a hacer los deberes?”.
Es muy frecuente en niños de todas las edades que rechacen en los días sucesivos hablar o comentar lo ocurrido, e incluso en los más pequeños, que se comporten como si no hubiera pasado nada.
Reacciones frecuentes, son las pesadillas, los terrores nocturnos y las preguntas y preocupaciones de los pequeños sobre la muerte.

Deja un comentario